Prensa
En medios gráficos locales, nacionales e internacionales | Notas en la web | Varios | Bibliografía


Las armas inutilizadas que
se convirtieron en escultura

Fueron sacadas del circuito del delito por Lidia Burry. Y el grupo Escombros hizo con ellas una obra

Diario El Día. La Plata, 21 de agosto de 2005

Están desactivadas, inutilizadas, pero igual impactan. Son 250 armas conformando una pirámide crispada, violenta. 250 armas que fueron sacadas del circuito del delito por una sola persona: Lidia Burry, una abuela platense que hace unos años emprendió una cruzada personal para sacar esas armas de la calle e inutilizarlas. Y que ahora fueron convertidas, a instancias de la propia Burry y del grupo Escombros, en una obra de arte destinada a la exhibición pública permanente, "útil al mismo tiempo como mensaje contra la violencia y como descripción de la situación de inseguridad que se vive", afirman sus autores.

La obra, que se colocará en el Centro Cultural Islas Malvinas y será inaugurada el próximo sábado a través de un acto, se titula "Cada arma destruida es una victoria de la vida sobre la muerte" y es concebida por sus autores como "un apoyo al desarme civil, esa iniciativa que en La Plata lleva adelante Lidia Burry y en otros puntos del país otras personas y organizaciones y que buscan retirar las armas del circuito del delito e inutilizarlas", dice Luis Pazos, uno de los integrantes de Escombros.

Es que las pistolas, revólveres y escopetas que conforman el monumento tienen, en todos los casos, su historia, según explica Burry, que señala una de ellas, hoy soldada a las otras en una única pirámide contra la violencia, y recuerda cómo llegó a sus manos.

"La trajo un chico que había escuchado que yo cambiaba armas por dinero. Recuerdo que cuando me la entregó descubrí que no tenía gatillo y le dije que no le iba a canjear un arma en esas condiciones. Entonces él me aclaró que con esa misma pistola ya había cometido 20 asaltos, porque 'los asaltados no me preguntan si el arma funciona o no'", cuenta.

Lidia de Burry dice que la escultura comenzó a gestarse dos años atrás, cuando concurrió a una exposición del grupo Escombros y les propuso hacer algo juntos.

"Al principio pensamos en una performance: destruir públicamente las armas", cuenta Héctor Puppo, otro de los integrantes del grupo, "más tarde optamos por una obra permanente y entre una docena de propuestas elegimos la de la pirámide, para lo cual descartamos otras ideas, como la de crear una forma antropomórfica, una columna o un mar de armas".

Pazos indica que también se eligió especialmente el lugar donde instalar la obra: "Se optó por el Centro Cultural Islas Malvinas porque funciona en un lugar asociado con un pasado de represión y muerte que fue recuperado para la vida".



Escombros hizo con ellas una obra
Están desactivadas, inutilizadas, pero igual impactan. Son 250 armas conformando una pirámide crispada, violenta. 250 armas que fueron sacadas del circuito del delito por una sola persona: Lidia Burry, una abuela platense que hace unos años emprendió una cruzada personal para sacar esas armas de la calle e inutilizarlas. Y que ahora fueron convertidas, a instancias de la propia Burry y del grupo Escombros, en una obra de arte destinada a la exhibición pública permanente, "útil al mismo tiempo como mensaje contra la violencia y como descripción de la situación de inseguridad que se vive", afirman sus autores.

La obra, que se colocará en el Centro Cultural Islas Malvinas y será inaugurada el próximo sábado a través de un acto, se titula "Cada arma destruida es una victoria de la vida sobre la muerte" y es concebida por sus autores como "un apoyo al desarme civil, esa iniciativa que en La Plata lleva adelante Lidia Burry y en otros puntos del país otras personas y organizaciones y que buscan retirar las armas del circuito del delito e inutilizarlas", dice Luis Pazos, uno de los integrantes de Escombros.

Es que las pistolas, revólveres y escopetas que conforman el monumento tienen, en todos los casos, su historia, según explica Burry, que señala una de ellas, hoy soldada a las otras en una única pirámide contra la violencia, y recuerda cómo llegó a sus manos.

"La trajo un chico que había escuchado que yo cambiaba armas por dinero. Recuerdo que cuando me la entregó descubrí que no tenía gatillo y le dije que no le iba a canjear un arma en esas condiciones. Entonces él me aclaró que con esa misma pistola ya había cometido 20 asaltos, porque 'los asaltados no me preguntan si el arma funciona o no'", cuenta.

Lidia de Burry dice que la escultura comenzó a gestarse dos años atrás, cuando concurrió a una exposición del grupo Escombros y les propuso hacer algo juntos.

"Al principio pensamos en una performance: destruir públicamente las armas", cuenta Héctor Puppo, otro de los integrantes del grupo, "más tarde optamos por una obra permanente y entre una docena de propuestas elegimos la de la pirámide, para lo cual descartamos otras ideas, como la de crear una forma antropomórfica, una columna o un mar de armas".

Pazos indica que también se eligió especialmente el lugar donde instalar la obra: "Se optó por el Centro Cultural Islas Malvinas porque funciona en un lugar asociado con un pasado de represión y muerte que fue recuperado para la vida"

slide show
Novedades

Obras
"Llegamos al futuro"

Enero 2011
Arte y Tecnología Libro de Artista
(México).
ver más

Exposiciones
"Pavas intervenidas 2011"

18 al 29 de Mayo 2011

Arte para la promoción de los Derechos Humanos.
ver más


Publicaciones
Paraguas del Cabildo

18 de Mayo de 2011

Performance que se realizará frente al Museo del Cabildo en el marco del Día Nacional de los Museos. ver más

Prensa
Escombros en Berazategui

Más de 3.000 personas participaron de la exposición, y dejaron sus deseos expresados en la "Urna de los sueños".
ver más

www .grupoescombros.com.ar | info@grupoescombros.com.ar Grupo Escombros. Artistas de lo que queda | © 1988-2011 | La Plata |Argentina (0221) 421-1312 | |info@grupoescombros.com.ar
Grupo Proyectar