Revista Art Nexus: Grupo Escombros por Nelly Perazzo / 2007


Revista Art Nexus

(...) Un tipo de arte que irrumpe, que no es del todo reconocido, que es fundamentalmente experimental, que en muchos de sus postulados se asume como "arte de la calle", "de los rincones", "de los garages", "de los ríos o pequeños parques", un arte para ser hecho incluso debajo de la tierra del parque urbano, en fin, un arte del lugar común de la gente" (1)

Esta forma de intervenir el artista en acciones que irrumpen en el espacio urbano o suburbano tiene ejemplos extraordinarios en el arte de las últimas décadas. En esa línea se ubica en Argentina la acción del grupo "Escombros. Artistas de lo que queda", comenzada en 1988 en lugares olvidados o perdidos de la ciudad. Denominados como integrantes del "Grupo de La Plata" (2), Luis Pazos y Héctor Puppo figuraron desde un principio entre los artistas experimentales y conceptuales que se abrían camino en el ámbito local en la década del 70. Ciertas acciones, como Compañía de Excursiones S.R.L. que, según ellos, era "un buen ejemplo de la disolución de las formas tradicionales de expresión", fue llevada a cabo durante el III Festival de las Artes de Tandil en octubre de 1970. Ya antes habían participado por la Argentina junto con integrantes de Francia, España, Estados Unidos, Italia y otros países, en la presentación de la Novísima Poesía '69, entendida como un uso de la palabra donde significado y figuración se condicionan y explican recíprocamente, jugando con los nexos visivos y de superficie fuera del tradicional orden lineal y gramatical. (3)

En esa época formaron parte de "Arte de Sistemas", liderado por Jorge Glusberg, con el aporte de Horacio D'Alessandro. En la actualidad se mantiene esta tríada fundacional, junto a David Edward, habiéndose sumado recientemente en 2003 José Altuna, Claudia Castro y Adriana Fayad. De fines de la década del 60 y el 70 del siglo XX, conservaron el espíritu crítico que caracteriza su acción, uniéndose, según los casos, con instituciones o personas que comparten sus objetivos. Constituye su mensaje el apoyo constante a quienes defienden la libertad intelectual, el equilibrio ecológico y los derechos humanos.

Su primer manifiesto La estética de lo Roto, data de 1989. Declaran: "Somos un grupo abierto y horizontal. La cantidad de nuestros integrantes no es fija, ni tiene límites. Todos, sin excepción, tenemos derecho a opinar y decidir. Escombros nace. muere y renace continuamente... El lugar donde se concretan nuestras obras es la calle; allí está la realidad sin disfraces ni condicionamientos... El artista es el amplificador de la conciencia colectiva". Son éstas algunas de las declaraciones que fueron confirmadas y ampliadas en los manifiestos siguientes: La estética de la solidaridad (noviembre de 1995); La estética de lo humano (noviembre de 2000); La estética de la resistencia (noviembre de 2003). Con palabras encendidas, convocan a una reflexión crítica para solucionar problemas urgentes de la sociedad actual.

Son atacados por igual la corrupción, el abuso del poder, la desigualdad económica, no solamente con declaraciones, sino también con acciones como El gran sueño argentino o Arte al plato. El primero consistía en un objeto múltiple -una caja con escombros del ex Albergue Warnes- con una etiqueta que aludía al lugar que iba a ser el hospital de pediatría mejor equipado de América Latina y terminó siendo un patético testimonio de pobreza y marginalidad. Esas cajas fueron distribuidas a personas de la cultura argentina. Arte al plato fue una muestra realizada en el Centro Cultural Recoleta (4) y de la cual participó el Grupo Escombros con una instalación sobre el tema del pan. Aparecían en ella doce panes modificados o intervenidos, como testimonio y denuncia de la ausencia del pan de cada día en la mesa de los necesitados. Esta serie, entre las que figuraban Pan con púas, Pan incendiado, Pan apuñalado, se acompañaba de una mano y un pan que giraban sin cesar sin encontrarse nunca, demostrando la inaccesibilidad del alimento cotidiano para los seres que la sociedad va marginando. Una metáfora similar es la de Mate Argentino, otra obra seriada en la cual la bebida popular, con su prometedora calidez, es mostrada obstruida, con la bombilla tapada, también inaccesible e incompartible.

Su acción comprometida y militante se ha manifestado también en reclamos referentes a la ecología: Crimen seriado fue una convocatoria en un bosque de La Plata, en el cual colocaron vendas a más de 700 árboles, adviertiendo sobre el peligro de la deforestación. Otra acción fue poner en botellas seriadas agua del Riachuelo. La intención era dar testimonio de que el compromiso de la Secretaría de Medio Ambiente de realizar en mil días la descontaminación del lugar había terminado siendo otro engaño y fracaso políticos. Esa acción se realizó a principios de los 90 del siglo pasado junto a Greenpeace América Latina, en una fábrica abandonada de Avellaneda, bajo la propuesta De la cultura del abandono a la cultura de la recuperación. En ésta, estos artistas también presentaron una Pirámide de cuatro metros de alto y tres de ancho, construida con envases de plástico retirados de los basurales.

Pertenece también a esta preocupación por la ecología la acción Camposanto, durante la cual clavaron 30 cruces de madera de un metro de alto, pintadas de blanco, cada una con el nombre de una especie en peligro de extinción. La corrupción está significada a través de una hoja de afeitar en el momento que hiere y comienza a manar sangre. "Frente a esta obra es inevitable pensar en la hemorragia económica que significó para la Argentina las coimas, las privatizaciones truchas, la compra de conciencias, los sobresueldos de los funcionarios, el desvío de las partidas, la financiación de las campañas electorales con fondos del Estado". (5)

Las denuncias han mostrado la parte más siniestra del ser humano: "homo hominis lupus". Se refiere al hombre perseguido, acosado, torturado, eliminado por sus propios congéneres. Conciencia colectiva de los crímenes de lesa humanidad, en lo que a Argentina se refiere, especialmente al desventurado período de la década del 70. Mariposas, seres estacados en la tierra; Brotes, manos emergentes del cemento; Procesión, un grupo que transporta un cuerpo muerto, todas fotografías registro tomadas en 1988, son, entre otras, testimonio del carácter expresionista y desgarrado con que Escombros enfrenta los aspectos más destructivos de la contemporaneidad.

Ha habido otras acciones más vinculadas a la poesía como las convocatorias llamadas "El bosque de los sueños perdidos" y "El sembrador de soles". En la primera colgaron 500 cartones de color blanco en los árboles del bosque de La Plata, invitando a los ciudadanos a "escribir sobre los sueños que habían perdido o les habían robado". En "El sembrador de soles" propusieron a poetas de tres ciudades (La Plata, Berisso y Ensenada) escribir sus poemas en círculos amarillos de gran tamaño que dispersaron sobre la Plaza Malvinas.

En diciembre de 1989, la cantera de Hernández en La Plata, un paisaje desvastado, dio lugar a otra convocatoria para conformar fugazmente La ciudad del arte, un "lugar privilegiado" de intercambio material y simbólico" (6). Escombros realizó como contribución Sutura, una cicatriz en la tierra de 30 m de largo, cosida con soga, metáfora tal vez, de la escisión de la tierra y el hombre contemporáneo.

Los artistas de Escombros, a partir de la exposición que hicieron en Galería Archimboldo (2003), aceptaron, como alternativa de sus acciones en lugares públicos, realizar objetos simbólicos como País de Lágrimas con bolsas de polietileno transparente llenas de agua a la manera de lágrimas con inscripciones de pertenencia: de los que mueren de hambre, de los que no pueden educarse, de los que no tienen trabajo... La edición de un "objeto de conciencia", llamado El hombre roto, con aforismos en su interior, constituyó para ellos el uso de otra forma de comunicación que se agrega a las más de cien acciones, instalaciones, objetos, manifiestos que han venido realizando.

Su intención ha sido siempre lograr una ampliación del público, no sólo facilitando el acceso a sus mensajes sino también comprometiéndolo desde distintos puntos de partida, conmoviéndolo con su participación. Su labor ha sido sincrónica con la profunda transformación que se ha producido en Argentina con el cine de las nuevas generaciones. Pizza, birra y faso, Mundo Grúa, son vivos ejemplos del cambio de mirada que se ha producido en estos últimos años en el plano creativo de la cinematografía local. Frente a la banalización operada por los medios masivos de comunicación, el mensaje de artistas que salen al ruedo con explícitos reclamos éticos parece responder al programa generalizado por Fluxus como "salvar la brecha existente entre el arte y la vida", que tanto había impulsado ya a los futuristas italianos a principios del siglo XX. Por otra parte, al ubicarse en problemas compartidos por el hombre urbano de hoy específicamente muestra su compromiso de sustraerse a la estetización generalizada de la industria cultural.

Parecen reconocer las palabras del crítico argentino Romero Brest: "No es función de la conciencia artística imponer soluciones políticas, su función es crear la posibilidad de que el hombre se libere individualmente para lograr en consecuencia la liberación social" (7).

La obra realizada por los artistas de Escombros está profundamente engarzada en lo actual, se ubica en espacios alternativos, en una línea que rechaza las limitaciones institucionales y de la autonomía del arte, y se abre a un intercambio activo con un público amplio, fuera de los circuitos tradicionales. Se unen así a otras intervenciones urbanas, al video, a la fotografía, en innovaciones formales y discursivas de recientes manifestaciones del arte que intentan en él su posibilidad comunicacional y de cuestionamiento.

Afirma Michel Maffesoli (8), que el antiguo contrato social de una sociedad basada en la razón, en la fe en el futuro, en la idea de progreso, está siendo reemplazado por una especie de fragmentación, de constelación de grupos heterogéneos, de tribus de pertenencia que tendrán que encontrar la manera de ajustarse en función de las necesidades del resto hasta alcanzar un equilibrio.

Lo político se ha vuelto tan abstracto que ha dejado de tener sentido para el hombre común. Se necesita una práctica doméstica de la política. Grupos que se interesen en lo que pasa en el barrio, la organización de la vida local, en lo que necesita el hombre de la calle. Puede considerarse que, dentro de este enfoque, la labor del Grupo Escombros intentando crear un espacio de reflexión sobre los reclamos de la comunidad encuentra un lugar de pertenencia más allá de cualquier clasificación o etiqueta.-

NOTAS
1. M.E. Ramos, Acciones frente a la Plaza Caracas, Fundarte 1995 por Elena Oliveras, Estética. La cuestión del arte, Ed. Ariel, Buenos Aires, 2005.
2. La ciudad de La Plata es la capital de la provincia de Buenos Aires.
3. Max Bense, en el catálogo de dicha muestra, que se realizó en el Museo Provincial de Bellas Artes de La Plata y el Instituto Torcuato Di Tella.
4. Fue organizada y curada por la arquitecta Liliana Piñeiros, en julio-agosto 2003.
5. María de las Mercedes Reitano, Entre la esperanza y la desesperación. En el Catálogo de la exposición realizada en Galería Archimboldo (noviembre-diciembre de 2003), Buenos Aires.
6. María de los Ángeles Rueda, "Utopía en la calle", La ciudad de las artes visuales, Ed. Asunto Impreso, Buenos Aires, 2003..
7. Política artístico-visual en Latinoamérica, Crisis, Buenos Aires, 1974.
8. "Estamos en la era de los nómades y las tribus", La Nación. 31 de agosto de 2005.

 

slide show
slide show
Novedades

Obras
"Llegamos al futuro"

Enero 2011
Arte y Tecnología Libro de Artista
(México).
ver más

Exposiciones
"Pavas intervenidas 2011"

18 al 29 de Mayo 2011

Arte para la promoción de los Derechos Humanos.
ver más


Publicaciones
Paraguas del Cabildo

18 de Mayo de 2011

Performance que se realizará frente al Museo del Cabildo en el marco del Día Nacional de los Museos. ver más

Prensa
Escombros en Berazategui

Más de 3.000 personas participaron de la exposición, y dejaron sus deseos expresados en la "Urna de los sueños".
ver más

www .grupoescombros.com.ar | info@grupoescombros.com.ar Grupo Escombros. Artistas de lo que queda | © 1988-2011 | La Plata |Argentina (0221) 421-1312 | |info@grupoescombros.com.ar
diseño grafico, diseño de paginas web, La Plata